domingo, 30 de noviembre de 2008

CUENTAN LOS QUE CUENTOS CUENTAN...






Por: Astrid Hernandez-20041188003


¡¡ En el corazón de un cuentero !!

La cuentearía es un arte en el cual el cuentero recrea una historia urbana , fantástica bueno la que sea en la que lo que se propone, es cerrar esa brecha que raya en la incredulidad por parte del espectador y hacer con lo que se cuenta algo creíble , edificante o porque no decirlo procurar que el espectador se identifique con la historia y la disfrute , disponiendo su corazón porque aunque no se crea uno toma el corazón de las personas dicho sea en otras palabras sus emociones para jugar con ellas he imprimir en el alma de que escucha una emoción que sea risa o no que sea cuento, comedia, tragedia o cualquier genero transmisible a través de la oralidad es lo que moviliza a un cuentero a contar buscando una sola cosa que a manera personal considero esencial y es... quedar en la memoria histórica pero no como cuentero porque los rostros y los nombres en algún momento se olvidan sino a través de sus historias, de su arte , de lo que es ... su vida."
Javier Pinto


La Atenas Suramericana abre sus cielos para la llegada del atardecer, los colores rojizos y amarillos cubren la llamada Selva de Cemento, en la cual encontramos la famosa localidad de Chapinero, donde se levanta un exponente del arte gótico, el Templo de Lourdes. Allí, desde hace varios años, Javier Pinto Estudiante de Derecho, Nicolás Abad estudiante de video y TV, Carlos vega actor de cine y TV y Alberto Velasco, estudiante de teatro; dedican la llegada de la noche a la fantasía combinada con palabra, continuando con el legado de la cuentearía bogota, llenado de risas, melancolía, curiosidad y expectativa a los transeúntes capitalinos.

Cuentan que hace mucho tiempo, un gaucho con espíritu aventurero, irrumpió la cotidianidad de la plaza con sus historias de la vida, reuniendo una gran cantidad de público que se dejo cautivar con su palabra. El argentino, llamado Roberto Nield, mejor conocido como "el gordo boludo", abrió las puertas de muchos jóvenes bogotanos, jóvenes como David, como Jorge el finado y otros tantos artistas de la calle que empezarían a darle una cara distinta a la plaza. Es entonces cuando mas cuenteros llegan a Lourdes, haciendo que esta, se convierta en un buen lugar para reunirse, y los caminantes bogotanos se dejan encantar por la palabra. Los cuenteros se empiezan a convertir en los amigos, compinches y novios de los asiduos asistentes a sus espectáculos, y los rolos aprendieron a escuchar los cuentos de los cuenteros.


Ahora es común, que los sábados en la tarde, mientras Javier pinto, prepara uno de sus clásicos cuentos con sabor a comedia, las familias no solo se sienten a darle maíz a las palomas, sino que esperen con ansias las nueva historia del cuentero; también podemos ver que muchas novias prefieren llegar mas temprano a la cita con sus Romeos y así disfrutar de algunos toques de humor en el ambiente.


Pero no todo puede ser color de rosa, cabe recordar la época en la que los cuenteros eran perseguidos y encarcelados, gracias a un decreto de la Alcaldía Menor, ya que para algunos en la cuenteria se contaban “discursos que atacaban a la moral, la familia, la religión y la política”.Pero esto no los detuvo, Gracias a iniciativas como , Escuela para la vida, encabezada por Roberto Ademar, en donde mas de 50 estudiantes aceptaron el reto de enamorar con palabra y así reivindicar la cuenteria.


Ahora, en la plazoleta de Lourdes, se reúnen más de mil quinientas personas por semana, de todos lados de la ciudad, atraídos por los cuenteros, uno de los mayores activos turísticos de esta zona . Muchos extranjeros han reconocido el talento del artista popular colombiano, abriendo incluso nuevos espacios en la prensa, en la radio y la televisión, como se hizo el 31 de octubre de 2003 en un programa de la Cadena Básica. Los sábados para los chapinerunos se convirtieron en la mejor excusa para visitar Lourdes, participando así, de las Tardes de Ocio, con los mejores cuenteros que tiene la ciudad